14 de julio de 2017

Loro pirata hecho de punto


Mi hermana pequeña siempre ha sido un poco loro;  otra de mis hermanas decía que ir con ella era como ir con la radio encendida. Pero además de ser loro, le encantaban esos animales. Recuerdo que tenía uno de peluche, otro de madera colgando de su aro,… 

Su hijo mediano ha heredado su  pasión por los loros, así que cuando vi un patrón de Alan Dart, no me lo pensé dos veces y lo tejí. El color favorito de mi sobri es el rojo, así que mantuve los colores de patrón. 



El loro lleva en su interior pajitas (sí, pajitas de las de beber) que le permiten mantenerse “de pie”, aunque he decir que se mantiene el primer día, antes de que lo vea el niño, porque después de tanto achuchón y tanto vuelo por los aires, es difícil de mantener…pero ¡para qué están los muñecos si no es para jugar con ellos!



Se diferencia con Jason, el loro que os enseñé aquí en que este es un loro pirata, así que se ajusta un poco más al carácter de mi sobrino, un “cacho de pan” pero bastante pícaro. ¿A vosotros, cuál os gusta más: el loro tropical o el loro pirata?


1 comentario:

  1. Creo que me quedo con el pirata, aunque el Tropical era muy alegre. Pero te ha quedado muy chulo...

    ResponderEliminar