9 de octubre de 2017

Tejiendo a Frankenstein.




Tenía pensado tejer a mi Alvarulis una llama (sí, de esas que escupen), pero cuando le enseñé las opciones que había, eligió tener a Frankenstein. La verdad es que no sé en qué estaría pensando yo, conociendo sus gustos, donde esté un muñeco de terror ¡que se quite un inocente animalito!

El caso es que al ver el patrón de Alan Dart, mi “sobris” decidió hacer algunos cambios: el primero era que la chaqueta se debía poner y quitar. Reto cumplido.
El segundo fue elegir los labios de color morado y que así diese más terror.  Segundo reto cumplido.

Por último, quería que se pudiera poner y quitar la cabeza. Este cambio fue más difícil porque lo normal es que cuando un muñeco tiene cuello tenemos que ponerle más relleno en esa parte, de forma que permita tener erguida la cabeza. Intentamos poner velcro® pero la cabeza irremediablemente se iba para atrás. Después pasamos a poner varios automáticos pequeños pero nada. Al final dejamos unos automáticos más grandes que hacen que tenga la cabeza un poco más derecha. Él me dijo que así parecía un poco más real, porque los monstruos y los zombies andan con la cabeza un poco echada para atrás. La verdad es que no sé si me lo dijo porque es un bueno, pero aun así creo que lo está disfrutando un montón.


No es el primero muñeco de Alan Dart para Álvaro. También tiene a su pequeño Superman. Además, tiene una lista de peticiones que haré después de los encargos que recibí el fin de semana pasado.


 ¿Os gusta?¿creéis que da mucho miedo?